La tendencia de viajes en solitario ha aumentado y los destinos tienen que acoplarse a la demanda creando paquetes y habitaciones para un sólo húesped. Continúa leyendo para conocer más de este perfil de viajeros…

El perfil del viajero solitario se comprende de edades entre los 35 y 60 años, que buscan destinos poco convencionales y eligen cualquier momento del año para viajar. Su estado civil es variable, no tienen por qué ser personas solteras, hay mucha presencia de divorciados, viudos o que simplemente no comparten con su pareja la afición por viajar sin importar que no tenga con quién hacerlo y no quiera renunciar a ello.

Hoy se viaja por intereses especiales, la tendencia a la especialización hacia alguna actividad sabiendo que van a conocer personas con intereses similares. Otro de los motivos de esta preferencia radica en lo económico ya que no es tan caro debido que abre un abanico de opciones de ahorro en guías, tours y traslados en los destinos.

En lo que consierne a los hoteles, su capacidad para brindar facilidades a paquetes individuales deberá incrementar, esto gracias a que los prejuicios de viajar solo o sola están desapareciendo rápidamente. De alguna manera, su estancia se convierte en una posibilidad de hacer amigos o de conocer a otros viajeros. Esto es más visto en hostales y posadas familiares, donde los invitados se congregan en la mesa del desayuno y en las zonas comunes. Viajar solo puede ser una aventura fascinante.