El segmento de los Hoteles Boutique y Lifestyle

Si bien el segmento de hoteles boutique y lifestyle es complicado de definir, sus clientes se caracterizan por buscar un estilo único, enfocado al diseño, independiente o asociado a un pequeño sistema de marca. Estos establecimientos poseen entre 40 y 300 habitaciones. Y en cuanto a las marcas lifestyle, son productos franquiciados que se adaptan para reflejar las tendencias actuales.

Ahora, si tu objetivo es poseer y operar hoteles boutique y lifestyle, serán de gran utilidad los siguientes puntos definidos por un panel de expertos en la 27 conferencia anual de Hunter Hotel:

 

Los clientes quieren lo que quieren.

La gente busca experiencias únicas, un buen diseño, tanto si es una gran marca como si no la tiene. Los clientes pueden variar tanto como lo hace la oferta dentro de ese segmento, ciertamente comparten algunas características. La mayoría de ellos están buscando una experiencia distintiva y localmente exclusiva de ese mercado. Nadie quiere quedarse ya en una habitación fea.

Sin embargo, un cliente de este tipo de hoteles no tiene por qué ser catalogado como cool o moderno. Estos hoteles son realmente museos de arte contemporáneo y suelen visitados por viajeros de negocios que buscan algo diferente en su estancia.

La ubicación.

Este segmento de hotelería puede prosperar fuera del centro de las ciudades, pero deben estar en zonas activas, vibrantes y aprovechar lo mejor de su entorno local. Buscan estar cerca de la actividad, de restaurantes interesantes o de la oferta artística, cultural y de tiendas.

“El término autenticidad está íntimamente relacionado con este segmento. Debido que un verdadero hotel boutique incorpora los componentes de sus alrededores”, según explicó Michael W. Tall, presidente y director de Operaciones de Charlestowne Hotels. “Por eso representa la parte boutique de esta industria, porque habla de tu ubicación. Te ofrece la capacidad de proporcionar experiencias que no se podrían conseguir de otra manera”. Ofrece una experiencia distintiva y exclusiva tanto para clientes como para el público local, quienes son una importante clientela tanto en alimentos y bebidas como en las zonas comunes.

De acuerdo con lo aprendido durante el lanzamiento del Hotel Indigo es que incluso con la mejor localización, sin la propiedad adecuada ni el compromiso y la comprensión de lo que se necesita para ofrecer no sólo un diseño único, sino también una cultura de servicio única, no se tendrá éxito.

Buenas relaciones.

Mantener una buena relación con los demás y la tecnología hace una gran relevancia a través del diseño, el servicio y el número de puntos clave de venta exclusivos. Es importante señalar que al incluir avances tecnológicos en una experiencia en un hotel boutique y lifestyle no debería restar valor a las experiencias personales. Al contrario, las mejora y permite a los hoteleros ofrecer más posibilidades, más control y estancias más personalizadas.

Distribución efectiva.

Gracias al internet la distribución hotelera ya no es actividad única de las grandes marcas. Ahora es más efectiva cuando se realiza sin las limitaciones de la supervisión de la marca. Permite moverse de manera instantánea para cambiar las tarifas. Reconocer dónde están los márgenes y la posibilidad de abrir o cerrar canales, sin estar atrapados en contratos nacionales

El interés de las entidades financieras ha vuelto.

Antes, cuando un hotel independiente buscaba financiación de deuda, las entidades financieras huían. Y a pesar que todavía hace falta mucha formación, se está viendo un tremendo potencial. Hay un riesgo-recompensa en las entidades del segmento boutique, pero es así.

 

Fuente: HotelNewsNow.