Hoteles Boutique: ¿Qué los hace diferentes?

La amenaza terrorista se ha convertido en la preocupación número 1 de los turistas internacionales, según reflejaron varias encuestas e informes que se presentaron en la más reciente feria ITB de Berlín. De hecho, se trata de “una preocupación que ha ido a más desde el año 2014”, según apuntó Richard Singer, directivo del portal de viajes Travelzoo, empresa que presentó un informe sobre este asunto.

En Japón, por ejemplo, el 16% de los consumidores ha dejado de viajar al extranjero por miedo a sufrir un atentado. Ese porcentaje es del 6% en Alemania, así como en Francia; del 4% en Reino Unido y Estados Unidos; o del 5% en Rusia. Pero en cualquier caso, los turistas que sí han decidido seguir viajando han primado en sus decisiones de compra aquellos destinos que perciben más seguros, en detrimento de otros.

Ante estas percepciones relacionadas con la seguridad, algunos destinos optan por bajar precios para animar las ventas. Pero en un estudio realizado, este recurso no siempre funciona. Por ejemplo, frente a un “pequeño riesgo terrorista”, los turistas chinos y los estadounidenses serán los más proclives a dejarse convencer por una buena ganga, con el 60% de los consumidores dispuestos a reservar ese viaje a un precio muy por debajo del habitual. No puede decirse lo mismo de alemanes, franceses, rusos y japoneses. Menos del 40% de los turistas de dichos mercados emisores reacciona favorablemente frente a esos super-descuentos.

Es en este punto donde comienzan a plantearse esta iniciativa de crear “certificados de seguridad” para hoteles y destinos turísticos ¿Un hotel con un certificado de seguridad estará libre de sufrir atentados terroristas? No, pero ese sello dirá al cliente que el establecimiento pasa por unos controles específicos para prevenir el riesgo terrorista; que el personal está formado para detectar amenazas; que existen y se ensayan protocolos de emergencia en caso de ataque, etc.

Cabe recordar que tras los atentados en París del 13N de 2015, la International Nightlife Association, ha solicitado cambios legales para que las discotecas y locales de ocio puedan contar “con un nuevo tipo de vigilantes, de muy alto nivel, con una formación específica para detectar posibles amenazas terroristas y que incluso puedan registrar bolsos o hacer cacheos, cosa que ahora no es posible, e incluso llevar armas”.

Dado que ya existen banderas azules en las playas, certificados TÜV para ascensores, certificaciones ISO 9001 para empresas o Inspecciones Técnicas de vehículos… ¿Por qué no puede haber un sello de seguridad para hoteles y destinos turísticos frente a un riesgo terrorista? Lo cual a pesar de que la seguridad nunca existirá al 100%, dará mayor confianza a sus visitantes y será una gran ventaja competitiva para quien lo tenga.