Uno de tus objetivos diarios como hotelero es atraer nuevos huéspedes. Sin embargo el constante cambio de preferencias de los usuarios se han vuelto tan cambiantes que resultan en ocasiones impredecibles. Es por eso que hemos recopilado las características que enamoran y atrapan a tus huéspedes:

Facilidad al reservar: El valor de tener una presencia online permite encontrar fácilmente la información que están buscando, hay una acción inmediata por parte de los visitantes. Así evitarás la pérdida de clientes potenciales y te aseguras de tener la máxima ocupación durante todo el año.

Adaptación a las necesidades: Reconocer y priorizar las necesidades de los huéspedes tradicionales así como las necesidades de los nuevos tipos de clientes, por ejemplo, incluir puertos USB junto a los enchufes de las habitaciones, enchufes que, además son universales y no necesitan ningún tipo de adaptador adicional.

Servicio al cliente: Los usuarios ahora quiere contar con servicios interactivos y poder comunicarse con el hotel. El trato debe ser personalizado para que escriban una buena crítica y recomiende el lugar. Una buena opción de comunicación que no requiere de grandes inversiones, es poner a disposición del usuario un número para comunicarse por WhatsApp. Esto facilita la comunicación directa con el Front-Desk y la respuesta se da en menos 5 minutos. Los hoteles Sheraton ya lo llevan a cabo.

El nuevo cliente quiere alejarse de las clásicas experiencias turísticas. Una buena comunicación o un buen consejo sobre un lugar típico son un gran atributo a favor.

Disponibilidad tecnológica: La revolución tecnológica ha cambiado el modo de relacionarse con el mundo. Ahora, los usuarios son autosuficientes, buscan los hoteles desde su dispositivo móvil y han provocado que las tradicionales dinámicas de fidelización ya no funcionen. En consecuencia, el sector hotelero ha cambiado para adaptarse a un público digitalizado.

Belleza y originalidad: Suena curioso sin embargo es algo que suma y es que hoy en día los usuarios comparten en sus redes sociales todo lo que ven al alrededor. En este caso, jóvenes optan por un diseño distinto o un cuadro llamativo dentro del hotel que puede llegar a ser el marco perfecto para una “selfie”. Todo ese contenido compartido sobre el hotel será contenido que llegue a un público mayor.

Más por menos: Los clientes siempre buscarán más por menos y es que ahora son más sensibles con sus gastos, de manera que solo estarán dispuestos a pagar más por los elementos diferenciadores. Para luchar contra esto, se han creado estrategias como alternativas de bajo coste; o introduciendo novedades económicas dentro de sus establecimientos (como hora feliz de bebidas gratis).

Promoción turística: El acceso a múltiples experiencias que se pueden vivir en la zona es un factor relevante. Se inclinan por un destino atractivo y con capacidad de crecimiento. Además, esto facilita la proximidad de productos que más tarde pueden adquirir fácilmente en los alrededores del hotel.